Análisis Críticas Noticias Series

Sororidad, desarrollo de personajes: reivindicaciones de cara al final de ‘La casa de papel’

Hace una semana EW anunció que la quinta temporada de ‘La casa de papel’ sería la última de la serie española más internacional.

Ante la noticia del final, hay ciertos aspectos: que fueron lo peor de la parte 4, que me gustaría que desarrollasen más de cara a que la serie española más exitosa pueda despedirse por la puerta grande.

Feminismo y sororidad

Se trata de uno de los aspectos que peor lleva la popular serie de Netflix. A pesar de que durante las dos primeras temporadas la serie tenía su gran pilar en los personajes femeninos, éstos han ido perdiendo protagonismo en aras de una narración cada vez más machista en torno a ellos. Los personajes femeninos han perdido fuerza, protagonismo e incluso han perdido su propia esencia. Han pasado de ser todo, a ser en algunos casos la nada como es el caso de Raquel Murillo. Los personajes femeninos han sido reducidos a decir una o dos frases feministas, como: «No soy la novia de nadie», «Empieza el matriarcado», para luego ser reducidos a ser la novia del profesor, la mujer que es atrapada y que necesita del hombre para ser rescatada, la que sólo es digna de elogio por su belleza, caso de Tokio que es comparada de forma machista con un coche de lujo italiano.

Y en el caso de Nairobi, el destrozo es aún mayor porque pasa de ser una mujer independiente, coherente, que no depende de ningún hombre y que incluso deja claro a Río, que un hijo no se sustituye por otro.  Ella pasa a ser una mujer que se ríe de una compañera a sus espaldas por su ingenuidad, a suplicar y mendigar amor y semen a los hombres. Una pena que en la última temporada de Nairobi, los propio guionistas que crearon uno de los mejores iconos feministas en la historia de la televisión española, fueran capaces de destruirla en aras de ensalzar a los personajes masculinos de la serie. Una pena que ni su muerte la convirtiese en protagonista ya que fue usada para dar trama a la propia banda y no murió como Berlín y Moscú para salvar a otros sino que muriera en medio de una trama sin mucho sentido. 

Es por ello que en esta 5 temporada es una necesidad que mujeres como Raquel Murillo, esa mujer con la que mujeres de 20-40 años podemos identificarnos, recupere protagonismo y encuentre una posición de poder en la que demostrar que ella es algo más que la novia del profesor. Ella, que ha superado unos malos tratos y ha estado trabajando en un ambiente tóxico donde sus compañeros, varones como no, la hacían de menos, pueda demostrar que es una mujer inteligente, capacitada para tomar el bando dentro del banco o para llevar a cabo las negociaciones con la banda. Las mujeres, aunque en la 4 temporada los guionistas lo hayan olvidado, necesitamos iconos femeninos con los que identificarnos ya que en el fondo tenemos las mismas preocupaciones y problemas que ellas. Pero no sólo ella, necesita un mejor desarrollo, también Tokio. Este es el momento de hacerla avanzar y crecer más como personaje. Aunque la temporada pasada: ya la colocaron al frente del mando del atraco, es el momento que dejen de sexualizarla y dejen de vender que ella vale sólo por su belleza, como dijo Denver, y que le den más frases que el: ¿estás cachonda?. Es el momento en que nos dejen ver que Tokio es capaz de no discutir con otra mujer por una posición de poder, que es capaz de sacrificarse por los demás y de no ser la fuente de tofos los problemas de la banda como ocurrió en la temporada 3. Es el momento de demostrar que las mujeres, especialmente Raquel y Tokio, pueden convivir sin reírse la una de la otra, como ocurrió en la escena Ibiza, y que dos mujeres en posición de poder pueden ser amigas.

Y en el caso de Alicia Sierra, es el momento que Pina demuestre que una mujer puede ser igual o incluso más inteligente que el profesor. Y es que es una necesidad de que tras vender que las dos nuevas incorporaciones masculinas, para no variar, son igual de inteligentes que el profesor, toca demostrar que Sierra ha logrado cazarle porque ella es igual o incluso puede que más inteligente que él. Es una necesidad que la trama de estos dos, que podría ser potente con un profesor contra las cuerdas ante su gran rival, no se solucione con el profesor camelándose a la rival u opacándola, como ocurrió con el tándem profesor- Lisboa. Es el momento, en que el profesor lo pase mal, y sufra, como le dijo Tokio a él en la parte 4, al verse ante una rival de su misma inteligencia. Sierra merece ser ella la que ponga en aprietos al profesor y no que venga otro personaje masculino para destrozarle. Al fin y al cabo el atraco pudo salir bien en las partes 1 y 2 porque una mujer, Raquel, les dio tiempo para salir del banco, y en la parte 4 salió mal porque Sierra, ella sala al igual que Raquel, usó sus neuronas, su fortaleza e inteligencia para darle el jaque mate. Es hora de que el profesor no se salga con la suya incorporando a la inspectora a su bando o que ésta no tenga que ser opacada al trabajar con él.

Y es que esta 5 temporada tiene una deuda con nosotras, las mujeres, que nos estamos quedando sin iconos llenos de fuerza, empoderadas, inteligentes con las que identificarnos. Necesitamos, que la ficción, en este caso ‘La casa de papel’, introduzca ese proceso de empoderamiento femenino que vivimos en la realidad en la ficción.  Y deje por fin de reducir a sus mujeres a ser madres, esposas, novias. Es el momento de que el matriarcado empiece verdad y que cada una, de las pocas que nos quedan, tengan su desarrollo y su parcela de poder.

Desarrollo de personajes

Pero no sólo son los personajes femeninos, tan maltratados en la 4 temporada, los que piden desarrollo y profundidad. No necesitamos más personajes nuevos, lo que los espectadores queremos en la última temporada es sufrir, llorar, reír con nuestros personajes preferidos. Algunos como Denver: necesitan recuperar el rol e importancia que tuvo en las partes 1 y 2. En estas partes 3 y 4: el personaje ha sido relegado a ser un secundario, y a ser el claro exponente de la narrativa más machista que tiene la serie. Es el momento en que demuestren que Denver puede dar un paso al frente y empezar a entender que las mujeres no somos posesión de nuestros maridos ni de nuestras parejas- frase machista a más no poder que se coló en la temporada 4 en una conversación entre Denver y Bogotá-, que no somos objeto de lujo para los hombres. Es el momento en que algún personaje, por ejemplo Lisboa o incluso Manila, se acerquen a él y le enseñen la otra cara de las mujeres que éste desconoce. Denver necesita un buen viraje y necesita avanzar. E incluso puede ser el momento perfecto para mostrar que un hombre y una mujer pueden ser amigos sin necesidad de que haya sexo de por medio.

Es el momento de que Mónica adquiera más importancia y conozcamos más acerca de ella. Hasta ahora, nos han mostrado migajas acerca de cómo se siente al formar parte de la banda, no hemos visto como se ha ido forjando su amistad con Lisboa, ni de cómo se siente. Sólo sabemos que su relación con Denver atraviesa un mal momento por el carácter un tanto explosivo de él. Es el momento de mostrarnos un poco más de su interior y de mostrarnos como se maneja en una nueva situación de poder: al estar al frente del oro y haber roto con Denver.

Desarrollo de escenas importantes

Otro de los puntos que sería importante de cara a estar 5 temporada es que la serie se centre en lo verdaderamente importante y no en tramas secundarios. Uno de los problemas de la 4 fue que los espectadores se quedaron sin entender cómo se produjo la incorporación de Lisboa a la banda: Tokio pasó de rechazarla a aceptarla y defenderla como una de los suyos. También, nos quedamos sin ver como Río se entera de todo lo que ocurrió entre el profesor y Lisboa y su cara al verla en el banco ha sido fuente de meme por lo mismo. Sería importante que ciertas escenas importantes de cara al desarrollo de las tramas se desarrollasen más y otras que no aportan nada a la trama principal, como Berlín atacando a un hombre con un tenedor, no tuvieran minutos.

No al uso excesivo de la violencia machista.

Uno de los puntos negativos de la cuarta temporada fue la introducción de la violación que Arturito comete. Alex Pina ha sobreexplotado el uso de la violencia contra la mujer en sus dos últimas series, especialmente continuo y repetitivo en ‘Vis a Vis’. Es el momento de que los guionistas entiendan que un personaje femenino puede construirse sin mediar una violación de por medio. Y además, la trama de la violación de Arturito, personaje que goza de demasiados minutos, sólo sirvió para dar unos pocos minutos da Manila, tratando de que ésta se gane el favor de la audiencia pero sin conseguirlo. Así que de cara a la 5, deseo que Alex Pina no vuelva a hacer uso de este recurso tan manido y que desarrolle a los personajes femeninos sin que tengan que hacer frente a un tema tan cruel.

Una resolución clara al tema Ibiza

Una de las  peores escenas de la 4 fue la de Nairobi suplicando al profesor tener un hijo con él y él aceptándolo a espaldas de su pareja: Raquel y la posterior fiesta de las mujeres riéndose de Raquel. En esta 5, es necesario que Raquel se entere de la «traición» del profesor» y de que Tokio, su compañera de banda, fue capaz de reírse en su cara por su ingenuidad. En esta 5 espero una resolución clara a esta trama y que sea tratada desde una perspectiva feminista y sin que distorsione a los personajes, especialmente Raquel. No quiero que traten la escena desde una perspectiva de mujer celosa sino más bien de una mujer que quiere ser tratada como una igual en su pareja, y que quiere que éste la respeta y la tenga en consideración en asuntos que afecten a los dos.

Una explicación de la importancia de Berlín en la trama

Uno de los lastres de las partes 3 y 4 es el excesivo metraje de Berlín, Pedro Alonso. En torno a Berlín, los guionistas llevan dos temporadas construyendo una historia paralela: su historia de amor con Tatiana, su relación con Palermo, Bogotá y Marsella. Hemos asistido a cómo Berlín tramaba el atraco al banco de España con ayuda de Palermo. Si bien, su historia de amor con Tatiana ha sido usada para hacer un paralelo con la historia de amor del profesor- Lisboa, que están ahora, igual que Berlín y Tatiana, en la cúspide de su amor, el resto de su historia no ha aportado gran cosa. Es el momento de que toda la historia del pasado de Berlín sirva para el desenlace de la serie y no quede sólo como puro fan service o como introducción para el spin off de Berlín. Es necesario que el personaje sirva para algo más que cortar el desarrollo de la acción y que aporte más que reste. y más en esta 5 temporada, que a tenor de las pinturas de Pedro Alonso, sabemos que introducen un hijo de Berlín, que tiene una relación inapropiada con Tatiana. Es necesario que en esta 5 temporada esa historia aporte algo a la trama principal y no lo contrario. Y es que en ‘La casa de papel’ a diferencia de otras ficciones como Game of thrones, hay ocasiones en que parece que hay miedo a que un personaje querido desaparezca. En Game of thrones cuando un personaje querido moría, caso de Rob Stark, Ned Stark, incluso el sublime Tywin Lannister, el espectador sabía que no los iba a volver a ver, y la ficción no se resentía por ello sino que la serie ganaba en tensión porque sabías que en cualquier momento Tyrion, Jaime, Daenerys o Jon Snow podían caer y el espectador sufría por la posibilidad de no poder volver a verlos. En cambio en ‘La casa de papel’: matar a un personaje querido supone quitar tiempo de time line a los personajes que quedan vivos en aras de dar más desarrollo a un personaje muerto que en dotar de profundidad y desarrollo a los que quedan vivos. Y eso es algo perjudicial porque en caso de matar a alguno de los que quede vivos: la gente habría perdido la conexión especial que tenía con todos los de la banda o que sólo se pueda matar a los 2-3 que tienen todavía profundidad y desarrollo como son: el profesor, Tokio, Palermo y Alicia Sierra.  Así que ha llegado el momento en que las tramas de Berlín, sus flashbacks conecten con la trama principal y no ocupen excesivo time line narrativo en aras de no lastrar a personajes vivos, Raquel Murillo, Denver, Estocolmo que necesitan de minutos y profundidad. para que el espectador conecte con ellos.

Que no reutilicen tanto las tramas de las temporadas 1 y 2

Una petición y ruego de cara a esta 5 temporada es que los guionistas dejen de reutilizar constantemente tramas ya usadas en las temporadas 1 y 2. Y es que esa reutilización de tramas genera hastío y cansancio y delata una falta de imaginación de los guionistas para resolver las propias tramas que han creado. Es como si estuviesen diciendo a sus propios espectadores que ya no tienen nada nuevo que contar y no se les ocurre nada con lo que sorprenderles. El mejor ejemplo de ella es como la trama del profesor- Sierra en el final de la 4 es un calco exacto de lo ocurrido con el profesor- Lisboa. Lisboa en el final de la 2 temporada, apartada de la policía porque sus compañeros masculinos dudan de ella y de su capacidad, da ella sola usando su cabeza, con el paradero del profesor y llega a apuntarlo con una pistola. sierra en la cuarta, al igual que ella, fue ninguneada por Tamayo y por sus compañeros masculinos, y usando su inteligencia y una grabación- igual que Raquel- da con el escondite del profesor y lo apunta con una pistola. Y ya sabemos como se resolvió todo: con los serbios interviniendo y rescatando al profesor y con un cambio de bando. ¿Serán capaces los guionistas de repetir otra vez la misma historia?. ¿No sería más interesante ver a una banda sobrepasada pensando que han perdido a su líder y el profesor sufriendo en carne propia lo que la gente de dentro del banco sufren? ¿No molaría ver a una mujer en situación de poder frente a alguien que es el sostén de la sociedad patriarcal, ese mismo orden que supuestamente los personajes de la serie quieren romper?

Mejor equilibrio entre acción y drama

Si por algo se caracterizaba durante las dos primeras temporadas ‘La casa de papel’ es por sus personajes poliédricos, por la complejidad de sus tramas y el gran equilibrio entre emoción y acción. Pero en la cuarta temporada ese equilibrio se rompió. Se pasó de unos capítulos, los 2 primeros, en los que primaba los sentimientos de los personajes, el poso que deja detrás el drama vivido, a que lo únicamente importante sea la acción, concentrada toda en el banco. Es verdad que Gandía se ha convertido en un villano terrible, capaz de matar a Nairobi,  Pero su trama está mal construida y es un sin sentido porque se pasa media temporada jugando con Tokio para dejarla escapar sin ningún rasguño para cargarse a Nairobi a las primeras que la tiene a cambio. Además, se perdía la conexión con la acción de la carpa y del profesor. Es necesario que en la 5 se corrija y haya un equilibrio entre los 3 centros de acción:  la carpa, probablemente aquí entre en acción el personaje interpretado por Miguel Ángel Silvestre-, banco y profesor-Sierra. y a ser posible con desarrollo y profundidad de los personajes afectados. Algunos personajes como Raquel Murillo en la 4: apenas tuvo frases, ni diálogo y es imposible saber cómo se sintió en manos de Sierra, y eso que Itziar Ituño es la única actriz, con permiso de Najwa Nimiri, capaz de decir todo con la mirada sin apenas diálogo. Pero, va siendo hora de que los guionistas nos expliquen como se siente ella, cómo se siente Tokio ante la muerte de Nairobi, cómo se siente Denver y cómo vive la carpa el haber sido engañados en su propia cara.

Un desenlace que haga justicia a los personajes y a la historia

Y al ser la última temporada de la serie lo que más desearía ver es que tenga un final que haga justicia a los personajes, que los personajes no pierdan la esencia. No me gustaría ver otro destrozo como Nairobi, cuya esencia saltó los aires en los últimos capítulos de la 4. Y es que en la última temporada: es el momento de dar minutos a todos los personajes, sin necesidad de incorporar nuevos, de darles profundidad y desarrollo. es el momento en que todos mantengan su evolución. Y si el final es trágico, que sea un final trágico bien construido sin necesidad de querer shockear al espectador como ocurrió en ‘Los hombres de Paco’ con esa boda roja de Pepa y Silvia. Si hay que llorar, que lloremos por la pérdida de algunos personajes relevantes pero sin la necesidad de pensar que el final está mal hilvanado o que sólo busca destrozar a los televidentes. Y en el caso de que sea un final feliz, como el se la 2 temporada con la reunión de Sergio y Raquel en Palawan y con la banda escapando a tiempo, que sea un final que nos haga sonreír y recordar con cariño la serie sin necesidad de pensar que hubo cosas mal desarrolladas. Y es que en esta 5 y última temporada es el momento de desarrollar a los personajes que llevan desde la 1 temporada y no a acoplados-, como diría Vicky de ‘El internado’, que el espectador no ha tenido tiempo de amar y odiar durante tantos años. Y a ser posible, que se haga justicia con un final trágico para Arturito.

One Comment

  1. Thalya

    Concordo com tudo, principalmente a parte da Ibiza.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*